El Portero, es un poderoso ente que habita en el espacio que hay entre la Tierra y el Círculo de los Muertos. Para ser más exactos, es el encargado de guardar la llamada Puerta de los Muertos, que es el umbral entre el mundo de los vivos y el de los muertos.

El Guardián de la Puerta se presenta siempre como un gato de un pelaje gris oscuro, desaliñado y con aspecto demacrado, casi desnutrido. Viste unas ropas que recuerdan al hábito de un monje, en un estado muy similar al de su cuerpo, roto y desaliñado. En sus manos porta una vieja y destartalada pala, con la que siempre está cavando tumbas.

El Portero se encuentra al final del llamado Camino de la Muerte o Camino de los Árboles Blancos, que es el paso que las almas deben hacer para pasar de la tierra de los vivos al plano donde habitan las almas de los muertos. Espera en un claro del Bosque de Árboles Blancos, cavando tumbas al lado de la Puerta de los Muertos. Su labor es la de velar para que nada que no corresponda, entre o salga por esa gigantesca puerta de piedra negra.

Cualquier alma que vaya acompañada por su hermana, Óbito, podrá pasar sin más. Aquellas almas o seres que pretendan pasar sin permiso, deberán enfrentarse al Guardián. El Portero puede dejar pasar sin más, si estima que los motivos que han llevado a esa persona a intentar cruzar la Puerta de los Muertos son los adecuados. En caso contrario, El Portero someterá a dicha persona a un endiablado juego mental o a pagar un altísimo precio para ganarse el derecho a pasar. En caso de que las exigencias del Guardián no sean satisfechas, la víctima se verá de pronto metida en un ataúd y enterrada viva para toda la eternidad.

El origen de El Portero es el compartido con Óbito, su hermana: la caída de la Jinete del Caos Muerte. Cuando la poderosa Jinete sucumbió al poder de El Juez, tras intentar rebelarse y destruir toda vida en la Tierra, su cuerpo quedó partido en dos mitades. El Juez tomó esas mitades y les dio forma, dando origen a Óbito y a El Portero, siendo entonces los dos encargados de guardar el paso entre la vida y la muerte.

El Portero y su hermana, Óbito, no son capaces de verse el uno al otro debido a la medida que impuso El Juez para evitar que la unión de ambos trajera de vuelta a la Jinete Muerte, lo que supondría la desaparición de la toda vida sobre la faz de la Tierra.

Anuncios